Recientes

Siete tecnologías revolucionarán la industria de la aviación

En el actual entorno de feroz competencia, aerolíneas y aeropuertos deben identificar nuevas tecnologías emergentes que mejoren su eficiencia empresarial y la experiencia de sus clientes. Recogemos siete que, sin duda, jugarán un papel crucial en la transformación de la industria del transporte aéreo.

Expertos de la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) y analistas del portal especializado Future Travel Experience (FTE) coinciden en, al menos, cinco de ellas.

Inteligencia artificial

El ejemplo más evidente hasta la fecha de la Inteligencia Artificial (IA) en acción en la industria es el chatbot -software diseñado para realizar una serie de tareas por su cuenta como reservas o conversar con los clientes y responder en tiempo real, de manera similar a la humana-. Aunque estas herramientas realmente hicieron su irrupción el año pasado, continúan ganando terreno y será este año cuando se extiendan en la industria. Korean Air está haciendo pruebas de conceptos. Las aerolíneas más avanzadas están invirtiendo en esta tecnología: Emirates y Etihad y la CEO de easyJet, Carolyn McCall, ha alabado su potencial para mejorar la eficiencia de la compañía, reducir los costes y aumentar los ingresos y la satisfacción del cliente.

Japan Airlines y el Aeropuerto de Glasgow han introducido recientemente robots humanoides Nao para la atención al cliente.

Robótica

Su surgimiento ha ido mano a mano con el ascenso de la IA, que de hecho es una de sus disciplinas, implantada ya para la manipulación de equipajes en el Aeropuerto de Ámsterdam Schiphol y en los parking como en el de Düsseldorf, el año pasado se convirtió en una tecnología útil para el cliente en las terminales con prototipos como el robot Spencer de KLM.

Más recientemente, Japan Airlines, el Aeropuerto de Glasgow y EVA Air han introducido sus propios agentes robóticos de atención al cliente. En Tokio, el Aeropuerto de Haneda ha anunciado el lanzamiento de su Robot Experiment Project, que permitirá a empresas y a organizaciones de investigación probar la tecnología en el entorno del aeropuerto con 17 robots que harán ensayos en las áreas de limpieza, transporte y atención a los pasajeros. Emirates, JetBlue y el Changi Airport también preparan pruebas e importantes inversiones inversiones.

Biometría

El lanzamiento de la primera prueba biométrica de un solo pasajero en 2015 fue un momento decisivo para la biometría en la industria del transporte aéreo, en el marco del proyecto “Happy Flow”, lanzado por KLM en el aeropuerto de Aruba.

Gracias a este proyecto, todas las comprobaciones del documento de identidad y tarjetas de embarque fueron reemplazadas por la tecnología de reconocimiento facial. Lo más importante es que demostró que es una tecnología clave para reducir a minutos los tiempos de los procesos en los aeropuertos y hacerlos más transparentes, seguros y sin interrupciones. Aeropuertos y aerolíneas son concientes de que la biometría podría revolucionar la forma en que se procesan los pasajeros.

Air New Zealand ha introducido la entrega automatizada de equipaje con capacidad biométrica, Alaska Airlines y CLEAR las tarjetas de embarque biométricas, y el aeropuerto de Changi prepara la apertura de su Terminal 4, que hará uso extensivo de la biometría en cada punto de contacto clave con los pasajeros.

El proyecto Happy Flow, implantado -y aún en uso- por KLM en Aruba fue pionero en aplicar la biometría para la identificación de los pasajeros en aeropuertos.

Blockchain

Esta tecnología está más estrechamente asociada con la moneda virtual Bitcoin, pero su potencial va más allá. Esencialmente es un libro digital seguro de transacciones y acuerdos, ofrece “privacidad por diseño”, por lo que los datos están seguros, cifrados, inviolables e inutilizables para cualquier otro propósito, y elimina la necesidad de una sola autoridad central. Proporcionaría la base para el almacenamiento de datos de la industria, los pasaportes digitales y complementaría los procesos de identificación. Sus posibilidades de aplicación aún están por explorar

Wearable technology

La tecnología vestible o ponible tuvo un despegue algo inestable, pero la industria del transporte aéreo sería ingenua si la descartara como irrelevante, según los expertos de FTE. Si bien la primera generación de Google Glass no llenó las expectativas, HoloLens de Microsoft ha sido bien recibida. Japan Airlines ha creado dos programas de prueba de concepto usando el auricular, uno para los pasantes de la tripulación de vuelo que trabajan para ser promovidos a copilotos y el otro provee de entrenamiento suplementario a mecanismos aeronáuticos. Usando HoloLens, los mecánicos pueden ser entrenados como si estuvieran trabajando en un motor real, incluso colocando sus manos en motores y partes virtuales.

 Realidad virtual y aumentada

El interés de la industria es creciente en ambas tecnologías. Qantas utiliza la realidad virtual para entretenimiento en vuelo (IFE) y en sus aplicaciones en tierra, ofreciendo videos inmersivos de destinos australianos. En California, el Aeropuerto Internacional de San José se asoció con el equipo de Google Tango para probar la tecnología de realidad aumentada para Wayfinding -sistema utilizado para guiar a los pasajeros a través de sus instalaciones-, promociones de retail e incluso para las carteleras de información del destino. Emirates la ha aprovechado durante el vuelo, ofreciendo los primeros kits de equipamiento interactivo de la industria con los que los pasajeros pueden acceder al entretenimiento a bordo.

 Internet de las cosas y beacons

El Internet de las cosas (IoT) ha estado en el radar de las aerolíneas y aeropuertos hace un tiempo, pero la creación de un ecosistema totalmente conectado, tanto en tierra como en vuelo, es el reto presente. La combinación de estas tecnologías está permitiendo a los aeropuertos y sus socios gestionar mejor los recursos y proporcionar a los pasajeros mensajes específicos de destino.

Cada vez más, los activos dentro del aeropuerto son más rastreables a medida que más “cosas” se conectan para ayudar a impulsar la eficiencia operativa. A bordo, tiene también un gran potencial. Como apunta un estudio de FTE, en el transcurso de la próxima década, es probable que todas las “cosas” a bordo se conecten y el buen funcionamiento de todo, desde el rendimiento del motor hasta el sistema IFE, sea monitoreado en tiempo real, así como sensores en los asientos de las aeronaves informarán del estado de los pasajeros. El concepto vCabin de Boeing muestra cómo un ecosistema de IoT en vuelo puede beneficiar tanto a la aerolínea como a sus clientes, y es probable que las compañías inviertan más tiempo, recursos y dinero en asegurar ese Internet de las Cosas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: